Inicio

Seguridad no es sinónimo de transparencia. Elecciones de Congreso 2014

Siguen apareciendo evidencias de que las elecciones del pasado 9 de marzo fueron muy irregulares y de que los fraudes estuvieron a la orden del día. Un experto analiza cuáles fueron los delitos más comunes.

 

Seguridad no es transparencia

El proceso electoral colombiano es sombrío, gris y atestado de irregularidades, y las pasadas elecciones a Congreso son un reflejo de esto.

Desde el momento de la inscripción de cédulas hasta el proceso de escrutinio se hicieron evidentes las conductas fraudulentas de diverso tipo. Más que actos aislados, estas  conductas muestran la existencia de una criminalidad electoral organizada, dirigida por grupos con capacidad de permear todas las etapas del proceso.

Las elecciones del pasado 9 de marzo fueron las más pacíficas de los últimos años, pero al mismo tiempo unas de las más irregulares. La seguridad no es sinónimo de transparencia, y el esfuerzo del gobierno en materia de seguridad estuvo lejos del que hizo para garantizar la transparencia de las elecciones.

El domingo de elecciones se registraron 10 hechos de orden público (todos de bajo impacto) pero se recibieron, de acuerdo con la Misión de Observación Electoral (MOE), más de 2.000 reportes sobre delitos e irregularidades electorales. La MOE, en promedio, recibió y atendió 3 denuncias por minuto.

Trasteos a montón

Retrocedamos la película. Un año antes de las elecciones se inició el período de inscripción de cédulas, uno de los primeros eslabones del proceso. Durante esta fase se identificaron 200 municipios con inscripciones de cédulas tan irregulares que solo pudieron atribuirse al  “trasteo de electores” (trashumancia). Así se puede ver en el siguiente mapa:

Doscientos municipios con inscripciones de cédulas irregulares

mapa

La trashumancia consiste en que una serie de electores se trasladen de un municipio a otro para votar por el candidato o el partido que los movilizó. En el 30 por ciento de los municipios con inscripciones de cédulas irregulares se presentaron votaciones atípicas a favor de un partido o de un candidato, y aproximadamente 6 de cada 10 votos depositados en estos municipios fueron a parar a un mismo candidato o a un mismo partido.


Durante el proceso de inscripción de cédulas se
presentaron varias irregularidades.
Foto: Registraduría Nacional

Ante esa situación, el Consejo Nacional Electoral (CNE), argumentó, de manera equivocada, que en procesos de elección nacional (Congreso y presidente) la trashumancia no existe. Tan grande fue el error que el mismo CNE se retractó de su argumento…pero lo hizo dos semanas antes de la elección.

Las irregularidades encontradas en la inscripción de cédulas en Barranquilla y Sabaneta (Antioquia) fueron de tal tamaño que el CNE acabó por “tumbar” la zonificación en estos dos municipios. La reculada del CNE no fue por convicción, sino por obligación.

Toda clase de torcidos

Después de la inscripción vinieron irregularidades que están más asociadas con las maquinarias y con la ingeniería electoral. Es posible identificar 5 mecanismos principales que se usaron en la contienda electoral de 2014:

1. Uso ilegal de los programas de subsidio estatal con propósitos electorales. Existen múltiples reportes de cómo los candidatos en zonas rurales utilizaron el programa Familias en Acción como plataforma de campaña. La estrategia consiste en  ofrecer la continuidad de los subsidios a cambio del voto, hecho ilegal a todas luces y por el cual están siendo investigados varios candidatos.

2. Participación indebida en política de funcionarios públicos. Muchas organizaciones políticas regionales se construyen como “famiempresas electorales” y actúan en consecuencia. No es secreto que desde algunas gobernaciones y alcaldías se impulsaron candidatos y se presionó a  trabajadores y contratistas para votar por el familiar o el amigo del gobernador o del alcalde.

3. Uso de la contratación pública como mecanismo de financiación de campañas. Un porcentaje de la mermelada proveniente tanto del gobierno central como de los gobiernos locales acabó de desequilibrar la balanza de poder en las regiones. Este mecanismo, que de por sí es perverso e ilegal, también pone en desventaja a los candidatos o partidos que no estén dentro del grupo político dominante.

4. Compra masiva de votos. Más que en una fiesta, las elecciones se han convertido  en un mercado. El precio del voto es lo de menos: más preocupante es el silencio de tantas autoridades frente al tema. La compra de votos que vimos el 9 de marzo se presentó en varios empaques: en dinero efectivo, en materiales de construcción, en productos alimenticios, en prendas de vestir…Se dio además bajo distintos formatos: pagos a contado, a cuotas o contra producto.

5. Los mecanismos convergen en uno solo: el exceso de la financiación. El tope  autorizado para gastos por candidato estuvo, en promedio, cerca a los 700 millones de pesos. No obstante, algunos candidatos no tuvieron reparo en invertir cifras del orden de 2 millones de dólares. Puede ser que el dinero no compre consciencias, pero sí curules.


La contratación pública fue tratada como transacción
en la financiación de las campañas. 
Foto: Agencia Nacional de Infraestructura

La votación y el conteo

Pero las irregularidades en la inscripción y en la etapa preelectoral fueron un juego de niños en comparación con las del día de las votaciones.

Las inconsistencias en los formularios, los ríos de dinero, las denuncias de fraude, la manipulación de adultos mayores, los señalamientos en contra de los jurados y testigos y la posibilidad de alteración de resultados, son algunos ejemplos de lo que pasó el 9 de marzo.

El día electoral tiene procedimientos bastante rudimentarios que hacen muy vulnerable el sistema. El único que se come el cuento de que el fraude es imposible es el registrador. La cantidad de posibles desviaciones es enorme. Baste mencionar tres ejemplos:

(a) Algunas de las inconsistencias de los formularios E-14 no parecen involuntarias,

(b) Se observó injerencia de los jurados en algunas mesas, y

(c) Las diferencias entre el preconteo y el escrutinio en algunos municipios no necesariamente se deben a errores aritméticos.

En las siguientes imágenes se pueden ver con claridad los ejemplos de estas irregularidades:

(a)    Formularios E-14 irregulares

e14

(b) Injerencia de los jurados

En el puesto de votación, los testigos o jurados:

Fuente: MOE

(c) Diferencias entre el preconteo y el escrutinio: en el escrutinio Roberto Gerlein obtiene 58.233 votos; en el preconteo 56.531 votos.

escrutinioregistraduria

Los anteriores son solo 3 ejemplos de las posibles irregularidades ocurridas el 9 de marzo, pero habrá más, muchas más. Ahora la pelota está en la cancha del CNE y de la Fiscalía.

En materia electoral, más que policías y militares, se necesitan más fiscales, más jueces y mejores investigadores con capacidad de sancionar y prevenir la criminalidad. La seguridad electoral se logra con instituciones militares, pero la transparencia electoral, con instituciones civiles.

 

Últimas Noticias

  • 1
  • 2
  • 3

banner de web-03

banner de web-01

banner de web-02

botton-biblioteca

William Hill Visit site get 200 GBP